Soluciones GBH

Las redes sociales no se crearon para vender

Comentar
Socialmedia-pm

¿A dónde vas cuando quieres comprar algo? Quizás le pides a tu hermano o a algún amigo que te acompañe a un centro comercial para ver distintas opciones de eso que estás buscando, o conduces directo a la tienda específica donde sabes que lo venden. Tal vez eres de los que prefieren comprar todo online y llenas el “carrito” con los artículos que necesitas. Pues bien, esos son ejemplos perfectos de lugares que nacieron para eso: vender.

Desde que el arquitecto diseñó el centro comercial supo que la razón principal para que los visitantes acudieran al lugar serían las compras.

Ahora imagina que estás en una reunión con tus amigos, en una fiesta o un cumpleaños y llega esa amiga fastidiosa que siempre está intentando vender algo. Su misión es que te llenes las manos con algo que por ahora no necesitas. ¿Qué le dirías? Seguramente algo como: “en otro momento vemos”, “te visito otro día para ver con calma lo que tienes”. Ese mismo escenario se da en redes sociales. Son plataformas creadas para recreación e interacción social, concebidas desde su naturaleza para las comunicaciones interpersonales y no para vender.

Lo que se ha derivado a partir del nacimiento de las redes sociales como estrategias de venta para negocios pudiera ser una consecuencia de múltiples factores. La fidelización que la comunidad sienta por tu marca, un buen servicio de atención al cliente o el valor que les aportes con tu contenido, son acciones que podrían traducirse en un retorno económico para tu empresa.

Entonces, la pregunta lógica que sigue es ¿qué debo hacer en redes sociales para potenciar mi marca? Pues aprovéchalas como un canal de comunicación con tus clientes. Es más probable que un individuo que te siga en redes sociales se convierta en un potencial comprador que alguien que no lo haga. Úsalas como un termómetro para medir la satisfacción o disgusto que pueda sentir la comunidad con el servicio o producto que ofreces y, a la vez, considéralas un canal de contacto económico e inmediato a través del cual puedas aclarar inquietudes, responder y compartir información específica.

En este sentido, evita usar las redes como una exposición o un catálogo monótono de tus productos, así como publicaciones que siempre se centren en ti, lo bueno que eres y lo que haces, promoviendo un narcisismo exagerado de tu marca. La clave está en fidelizar a tus seguidores agregándoles valor, es decir, brindándoles contenido que ellos realmente deseen ver, leer o incluso compartir. Visualiza a tus seguidores como el eje del que debe partir tu estrategia. Colócate en sus zapatos y trata de internalizar qué crees que ellos quisieran leer en su feed. Es necesario plantearse la estrategia de compartir contenido valioso a la comunidad sin pedir nada a cambio. Ese aporte que les brindes en sus momentos libres cuando se dedican a revisar sus redes sociales es una de las estrategias más importantes que te diferenciará de las marcas cuyo único interés obvio es vender, más que fidelizar.

Intenta establecer un vínculo especial con tu seguidor, fundamentado en emociones y experiencias, solo así reforzarás su relación a tal punto de que llegue a convertirse en defensor de tu marca.

Etiquetas

Creemos que la tecnología no debe ser un problema para ti. Además en brindar un servicio IT personalizado y familiar a nuestros clientes.
Volver arriba